domingo, 11 de octubre de 2009

Una sonrisa apagada para siempre.

Como otras tantas y tantas, que nunca volverán.

Escan078-crop (Small)

Es generalmente aceptado que la niñez es una época que confiere una inmunidad relativa del riesgo de comportamientos suicidas.

Hago un extracto de un informe del suicide education and information centre (SIEC) de Canadá.

“Esta creencia se basa en dos nociones; la niñez está en gran medida libre de problemas y tensión, y los niños no tienen todavía la madurez de desarrollo suficiente como para poder pensar en o actuar de forma suicida (Pfeffer, 1993: 175).
Sin embargo, investigaciones recientes revelan que ya en grado tres (8 – 9 años), los niños tienen ya un completo entendimiento del suicidio, y que niños más pequeños comprenden el concepto de “matarse a sí mismo” (Mishara, 1999: 105, 115). Las estadísticas también revelan que los niños tienen pensamientos suicidas.
Datos de Statistics Canada indican que para ambos sexos, entre 5 y 14 años, ahorcamiento y armas de fuego son los métodos usados en el 90% de estos suicidios.”

En Swazilandia, las armas de fuego se sustituyen con la ingestión de venenos de uso agrícola, fácilmente accesibles para todo el mundo.

Y expongo esto para que nadie dude de que una niña de 6 años puede tener pensamientos suicidas y puede llegar a matarse a sí misma.

En Swazilandia la educación no es gratis. Todos los niños que van a la escuela tiene que pagar, incluso en escuelas públicas, incluso aunque tengan que sentarse en ladrillos o en el frío suelo, en clases a veces sin siquiera cristales en las ventanas.
Teóricamente el gobierno debe pagar por los huérfanos, pero a veces es un proceso tan complicado que, por diversos motivos, muchos huérfanos se quedan en la calle, mientras con triquiñuelas y corruptelas, otros que no lo son ni lo necesitan en absoluto se benefician de ello.
Hace dos años el gobierno prometió implementar un plan por el que cada año se pondría la enseñanza gratuita en un grado, empezando desde primaria grado uno, y cada año sucesivo cubriendo un grado mas, hasta cubrir toda la enseñanza primaria, pero sigue sin hacerlo realidad.

Desgraciadamente, la noticia de la foto, no es el único caso. El grado de frustración de estos niños es mayúsculo, el estrés al que se ven sometidos es inaguantable.

Niños que viven en casas de barro y palos, en condiciones de pobreza difíciles de imaginar, que a veces comen una vez al día con suerte, que estudian a la luz de una vela, rodeados de otros tantos niños de todas las edades, que sienten el frío del suelo al dormir, que tienen que cuidar de las cabras cuando vuelven del colegio, que a veces tienen que andar kilómetros para llegar al colegio, a veces cruzando ríos, a veces sin puente, con todos los peligros imaginables en el camino, violadores, leones, cocodrilos, rayos, etc.

Una niña de 6 años ha terminado con su vida colgándose de un árbol porque no podía hacer los exámenes finales de Diciembre.

Una niña de 6 años se ha suicidado porque no tenía dinero para pagar la escuela.

Una niña de 6 años, se ha suicidado.

Solo quería poder estudiar.

13 comentarios:

Mariluz Arregui dijo...

Dios, qué tristeza...

Hiela el alma leer esto. Auténtica realidad , desconocida, inimaginable para los que vivimos en este primer mundo.

Qué dura cara de la realidad...
y qué lejos estamos de ella..

Qué podemos hacer...?

Luis Lópec dijo...

Pobres niños. La culpa la tiene esta sociedad que hemos construido y que urge cambiar. Aunque, con los lideres mundiales que tenemos, incluido el nuevo Premio Nobel, oco podemos hacer. Saludos.

Luis Lópec dijo...

Pobres niños. La culpa la tiene esta sociedad que hemos construido y que urge cambiar. Aunque, con los lideres mundiales que tenemos, incluido el nuevo Premio Nobel, oco podemos hacer. Saludos.

sallopilig ref dijo...

Gracias Jesús por hablar. Ves que es positivo, no? Útil. Necesario. Por ahí van los tiros.

leo dijo...

Se parte el alma, Jesús. No nos habremos quejado veces de tener que madrugar por ir al cole... Yo también me pregunto qué se puede hacer, que podría yo hacer, desde aquí...

Lalita dijo...

El alma desgarrada con esa noticia.No hay palabras para expresar tanto terror....6 años(no hay infancia...que brille la luz de la esperanza...Es posible?

La Rata Paleolítica dijo...

** Luis saca a la luz lo de siempre, muy real: Dinero hay, y de sobra, para evitar que ésto ocurra. Dinero vuestro: Tasas, impuestos, donaciones, etc, etc. Hace años hice un estudio en el que llegué a la conclusión que menos del 10% de lo que las gentes del primer mundo dan para paliar la pobreza del tercero, es lo que realmente llega a quien lo necesita. El resto, se pierde en manos de ladrones, allí en vuestro lado, y aquí en el mío.

Me he quedado de piedra cuando leí lo del Nobel. Al averiguar a quién te referías y el porqué, me puse a investigar un poco, y la verdad que todavía no salgo de mi asombro, no he encontrado ninguna razón para que se lo den. Si alguien es tan amable de contarme....

La luz a la que Lalita se refiere está ahí, os lo aseguro. Pero he visto que no es una luz, son muchas. Pequeñas luciérnagas, revoloteando en la oscuridad, que no le temen a la noche. A mí ya me ha llegado, de golpe, sin esperarlo en absoluto: Entre otras cosas, dan serenidad, dan paz. Como la fragancia de una rosa que me hizo el día mas llevadero. Y la vereis en breve. De personas individuales que trabajan duro, que viven y sobreviven en el primer mundo.
Es algo que no pensaba hacer, pero creo que debo. Lo llamaré "Galería de Sonrisas", en memoria de tantas otras.

Gracias a todos.

Jesús.

Hipatia dijo...

Pues no sé qué decir, porque es es escalofriante... Se me ocurren muchas cosas, pero ninguna sirve para solucionar esto; desde la culpa del arrogante hombre blanco que metió la zarpa para robar riquezas y seres humanos en África, con la excusa de llevar su "modelo de civilización"... hasta la indiferencia que manifiesta ahora, en general, hacia un continente que lo ha estado haciendo rico hasta hace bien poco.
Yo pregunto lo mismo: ¿qué se puede hacer, además de denunciar, para que esto se oiga más fuerte?
Un beso, Jesús.

Morgenrot dijo...

Me hielas el alma , Jesús.

La realidad es injusta desde que nacemos, guapos o feos, normales o anormales , ricos o pobres, en un lugar u otro...

Nosotros aquí, educando monstruos repletos de materialismo e inmediatez, y otros allí luchando por subsistir en todos los planos.

El hombre me da pánico.

Un fuerte abrazo y gracias por el post.

Missbook asg dijo...

Hola, vi la puerta abierta y entre a mirar. me gusto lo que vi, jj, y como ando conociendo gente, dejo mis saludos cordiales y abrazos de oso para ti y para todos los que visitan este lindo hogar.
atte: aeilyn missbook

La Rata Paleolítica dijo...

** Hipatia, varios periodistas del primer mundo han pasado por aquí, y unos dicen unas cosas, otros otras, pero coinciden siempre en una: Africa no vende.
Un beso.

** Morgen, si loa animales fueran capaces de comprender lo que el género humano es capaz de hacerse a sí mismo, no me cabe duda que acabarían huyendo en la Enterprise, lo mas lejos posible.
Algún día escribiré algo sobre mis experiencias con algunos niños y adolescentes del primer mundo, llevándolos de safari o visita a sitios sin electricidad, donde no pueden cargar las pilas de sus gamebois o como p... quiera que se llamen esas cosas ahora.
Mi alma tambén helada lo es un poco menos por tu abrazo y la claridad de tus palabras. Recibe también uno mío.

** Bienvenida Aeilyn. Soy consciente de que no te has encontrado algo precisamente bonito a la entrada (agradecido por lo de lindo hogar), pero se trata de eso; vida en Africa. Y así es.
Gracias por tu visita y un abrazo también para tí.

Hache dijo...

Una vez planté un árbol. Fue algo simbólico. En el primer mundo claro, por eso fue simbólico.

Sembrar sonrisas en Africa no es simbólico ... es tratar de cambiar el titular de un periódico. Aunque solo sea "ese titular".

Yo no me lo quito de la cabeza Jesús, está junto a la "otra información" porque esto es la realidad palpable.

Gracias ... ya sabes por qué.

La Rata Paleolítica dijo...

** Hache: En efecto, real.
Tanto lo uno como lo otro.

Gracias a tí.