sábado, 3 de octubre de 2009

Volverán las...

…rayadas golondrinas. Sí, siempre vuelven.
Este año un poco retrasadas, que para finales de Agosto o principios de Septiembre ya suelen estar aquí.
A mediados de Septiembre empezaron a verse bandadas revoloteando por el jardín, jugando al atardecer. Disfruto mucho viéndolas contra las Montañas Mdzimba, persiguiéndose unas a otras, haciendo bruscos cambios de dirección, gozando de ser las dueñas de ese espacio tan ansiado y soñado por el hombre.

Pero el nido que está justo encima de la puerta de entrada principal seguía vacío. Ya pensaba que la parejita no venía este año, vaya usted a saber porqué.

Hace dos días las vi. Posadas en la ventana de la cocina que da a su nido, como les gusta ponerse de par de mañana, una junto a otra.
A media tarde estaban muy activas, haciendo incesantes viajes entre el nido y el bosque de al lado, trayendo en el pico trocitos de barro, pelusillas y pequeñas hierbas, supongo que para adecentar el interior de la casa después de la ausencia invernal.

La golondrina rayada africana menor, Hirundo abyssinica (la mayor es Hirundo cucullata), Inkonjane para los swazis, vive en el Africa Subsahariana extendiéndose hacia el Sur por la parte Este de Sudáfrica. Mide unos 15 cm, y se alimenta principalmente de insectos (mariposas, langostas, avispas, abejas, mosquitos, hormigas, etc.) que caza al vuelo la mayoría de las veces. Hace sus nidos en forma de bol o taza redondeada con barro, y le añaden una curiosa entrada en forma de tubo alargado por un lado. Son animales migratorios, y el mismo nido es utilizado una y otra vez por la misma pareja (son monógamos) durante años. Estos pájaros encuentran su pareja y permanecen y crían con ella el resto de su vida.

La parejita en cuestión apareció hace 4 años, hicieron su nido bajo un saliente de la puerta de entrada principal, y vuelven regularmente todos los años a finales de Agosto. Cuando llega el invierno, allá por Mayo, desaparecen hacia el norte en busca de tierras mas cálidas. Durante los meses que permaneces aquí crían varias veces, de 3 a 5 huevos cada vez. Cuando las crías salen del huevo permanecerán sin asomar la cabeza fuera por unos días, pero se las oye protestar pidiendo comida, y las atareadas idas y venidas de los padres solícitos en su quehacer de proporcionar alimento a sus crías se hacen constantes.
Con el primer sol de la mañana, gustan de posarse un buen rato, una junto a otra, en la ventana de la cocina cercana a su nido. Se han hecho a la casa y sus habitantes, y de vez en cuando se dan una vueltecita por dentro; Primero se atrevían sólo con la cocina, pero poco a poco han ampliado territorio y se dan unos revoloteos también por entre las vigas del alto techo, y alguna que otra habitación.

Son bienvenidas en general porque comen insectos, mosquitos sobre todo, y verlas en sus quehaceres diarios es un auténtico deleite para los sentidos.
Los Swazis utilizan el barro de sus nidos con fines medicinales, y sus plumas con fines mágicos (muti). Un ejemplo: Se prepara una cocción con una mezcla de plumas de inkonjane y algunas hierbas, y antes del partido de fútbol, y procurando que el equipo contrario no lo vea, se esparce ésta mezcla por el campo. Esto dará alas al equipo y les permitirá moverse y driblar al contrario con la rapidez, agilidad y habilidad de las golondrinas.






8 comentarios:

isobel dijo...

Hoy la cosa va de pájaros, cuando iba al pueblo vi volar una preciosa rapaz en mi paraje favorito.
Siempre que pienso en golondrinas me transporto a mi niñez, a mi abuelo, que no nos dejaba molestarlas, a sus nidos y al cuento del príncipe feliz.
Un abrazo y un beso a la lechuza

sallopilig ref dijo...

cómo se delsizan los movimientos del áfrica sobre la música, con dignidad, con alegría.


Que te vigilo, que me acerco.

Un vino, gente buntfu.

Luis López dijo...

Muy interesante tu entrada, se ve que disfrutas mucho en ese lugar del mundo. Espero no tener que jugar allí al fútbol como equipo contrario. :-))))). Saludos.

Mariluz Arregui dijo...

Y cómo consiguen que el equipo contrario no les vea?? ...porque imagino que todos estarán en el ajo...:)
Los de uno y los del otro, no?

Claro, que eso de ' mirar a otra parte', 'hacerse el sueco', 'yo no he visto nada', es una práctica universal....:))

Qué bonita entrada, las golondrinas llegando a África..

Gracias Jesús,
ves cómo no me equivoqué cuando te animaba con tu plog?

Muchos besos



Sisi :)

Morgenrot dijo...

Me has traído los recuerdos de la niñez y de algún trance con una cría de golondrina muerta.

Donde vivo ahora no hay golondrinas, o no las hay cerca. No deben gustarle mi hábitat de urbanita. A mí, tampoco.

Un beso para ti y ese lugar donde aún llegan las golondrinas.

La Rata Paleolítica dijo...

--Isa: Un beso a la lechuzaaaa??? Y para mí, qué, eh, eh?
Creo que a muchos nos traen recuerdos de la niñez, vaya uste a saber porque. Besos para...

--Ganímedes, recibido. Y dos si hacen falta. Suerte, duro y a ello. Me vendrá bien eso de tener que andar mil kilómetros menos, que se me van cansando las piernas. (Y una l...)

--Luis, a pesar de los mutis, diversos y variados, la cosa no acaba de funcionar. Darnos margen hasta que encontremos el bueno.... Gracias por la visita. Abrazos.

--Sisi, en efecto, todos están en el ajo, así que se elaboran mutis y contramutis de todo tipo, es digno de verse. Te aseguro que los Sangomas e iynangas (sanadores tradicionales) hacen una pasta gansa con la historia. Y tienen que espiar lo que hacen los otros para elaborar contramutis, acercamientos "disimulados" a la porter'ia contraria para esparcir el muti contenido en una botella, etc, etc... Es la repera.

--Morgen, sin pretender dar envidia a nadie, llegan sí, y a montones. Golondrinas y otros espectáculos que tengo ante mis ojos, sin siquiera salir de casa, han hecho que ni vea tele. Me llenan, y encima son gratis, para mí impagables. Por cierto que te escribo disfrutando de Brothers in Arms ;o) Un beso que vuele y te llegue en forma de golondrina.

leo dijo...

Me ha encantado tu entrada. De pequeña me gustaba muchísimo advertir la llegada de las golondrinas. La esperaba desde la ventana de un quinto piso, en pleno centro de Madrid. Unas golondrinas urbanas y un poco desquiciadas que me anunciaban que el verano estaba cerca, al fin.
Os envidio a las personas que estáis tan en contacto con la naturaleza. Yo no sé bien cómo hacerlo.
Un beso.

La Rata Paleolítica dijo...

-- Leo: Me encanta saber que alguien disfruta y se interesa por lo que pongo por aqu'i. La verdad es que cuando empec'e el plog no pensaba que nadie estar'ia interesado en cosas como las que a uno se le ocurre poner viviendo aqu'i.

Y creeme, la naturaleza est'a ah'i, a la vuelta de la esquina, esperando. Incluso en el geranio del balc'on. S'olo hay que ir, y es tan simple como poner un pi'e frente al otro en su direcci'on.

Besos.